Noticias

Día Mundial de la Salud: apoyemos al personal de enfermería y partería

7 Abril 2020

Cada 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y este año la conmemoración encuentra al mundo luchando contra el Covid-19, una enfermedad infecciosa causada por un nuevo virus que afecta el sistema respiratorio y pone en peligro la salud y vida de las personas. 

Establecido en 1948, en el marco del aniversario de fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Día Mundial de la Salud tiene el objetivo de resaltar las prioridades sanitarias existentes, al tiempo de crear conciencia sobre determinadas áreas de la salud que requieren atención a nivel global.  

En 2020 la conmemoración está orientada a resaltar la ardua labor que realizan los profesionales de enfermería y partería alrededor del mundo para contribuir con el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3: garantizar una vida sana y promover el bienestar de todas y todos, en todas las edades.

Bajo el lema: «Apoya al personal de enfermería y partería» la OMS y sus aliados buscan continuar dando voz a estos profesionales y aportar recomendaciones orientadas a fortalecer esta importante fuerza de trabajo de manera que, como resultado, todo el mundo pueda disfrutar del cuidado necesario para que sea garantizada la salud.

El personal que brinda servicios de salud, específicamente el de enfermería y partería, es vital para lograr las metas establecidas en materia de salud materna y neonatal, enfermedades infecciosas y no transmisibles, así como en la preparación y respuesta a emergencias. 

Precisamente este año enfermeras, enfermeros y otros profesionales de la salud se encuentran en el centro de la respuesta al Covid-19, brindando atención integral, de calidad y respetuosa; salvando vidas en medio de la pandemia que azota al mundo.

El mundo necesita más personal de enfermería y partería 

Si bien, en la actualidad los y las enfermeras y parteras constituyen el 50 %  del personal sanitario a nivel global, la OMS prevé que para lograr que al 2030 el ODS 3 sea realidad y la cobertura sanitaria sea universal y sostenible se precisa duplicar la cantidad, garantizar que el número de quienes brindan servicios de salud alcance los 18 millones y que 9 millones de estos lo constituya el personal de enfermería y partería, esenciales para promover la salud y brindar la atención sanitaria de que precisan las comunidades.

De acuerdo al documento Orientación estratégica para enfermería en la Región de las Américas, publicado por la OMS/OPS en 2019, en la República Dominicana unas 19,000 personas trabajaban en enfermería para el 2014, lo que equivale a 3.80 por cada 10,000 habitantes. De este total, solo 4000 eran licenciados o licenciadas (21.1 %), mientras el 78.9 % corresponde a auxiliares y ayudantes, dato que evidencia la inminente necesidad de impulsar la capacitación profesional en esta área. 

Labor de UNFPA en fomento a la capacitación en enfermería y partería 

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), como agencia responsable promover la salud sexual y reproductiva, trabaja de la mano de las autoridades que definen los parámetros de los diferentes sistemas de salud de las naciones, a fin de impulsar su fortalecimiento, fomentar la inversión y abogar por la formación profesional del personal de partería, piezas clave en la promoción de planificación familiar y en la garantía de la salud de madres y recién nacidos. 

En este sentido, con el objetivo de contribuir con la formación de postgrado del personal de enfermería, en junio de 2019 la Escuela de Enfermería de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), a través de la Universidad de Chile, inició el programa de «Especialización en Salud Materno Neonatal de Bajo Riesgo y Planificación Familiar», bajo la coordinación del UNFPA y colaboración de OPS/OMS, UNICEF, Project HOPE y Fundación Popular; en estrecha coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y el Servicio Nacional de Salud (SNS).

Estos esfuerzos se sustentan en el hecho de que la formación de calidad para el personal de enfermería y partería, con criterios internacionales y la garantía de ambientes de trabajo seguros y respetuosos, incrementaría la calidad de la atención y permitiría entregar resultados óptimos, no solo en la mejora y garantía de la salud (ODS 3) sino también en la promoción de la igualdad de género (ODS 5) y en la reducción de costos innecesarios e impulso del crecimiento económico (ODS 8). 

Enfermeros, enfermeras y parteras capacitadas tienen el poder de evitar el 80 % de las muertes maternas, prenatales y neonatales. De hecho, aun en medio de la batalla que libra el mundo contra el Covid-19, este personal de salud se mantiene apegado a su vocación y continúa contribuyendo a que las mujeres sigan alumbrando a sus criaturas con los cuidados necesarios. 

El personal de enfermería y partería ha sido esencial en la reducción de la mortalidad materna e infantil que ha experimentado la República Dominicana, las cuales, según datos del Servicio Nacional de Salud (SNS) en 2019 experimentaron una importante reducción de 29 % y 24 % respectivamente, en comparación con el año anterior. 

Igualmente, enfermeros y enfermeras fueron vitales en la reducción de un 59 % de las muertes maternas y de 39 % de las neonatales que experimentó el Hospital Universitario Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia (HUMNSA), en cinco años, al ser parte del Modelo de Gestión para la Reducción de la Morbilidad y Mortalidad Materna y Neonatal que se implementó en este centro de salud con el apoyo del UNFPA y otros aliados. Además de contribuir con la dotación de equipos médicos y medicamentos, el modelo se enfoca en la humanización de los servicios y psicoprofilaxis, ejes en los que el personal de enfermería tiene un importante rol.

¿Cómo apoyar?

Los gobiernos tienen la posibilidad de contribuir con  los y las enfermeras y parteras mediante mayor inversión en capacitación y facilitando mejores condiciones salariales y laborales para que puedan ejercer su trabajo con todas las herramientas necesarias para hacerlo con calidad. 

Asimismo, es necesario que desde los altos niveles se impulse el liderazgo de quienes ejercen la enfermería y partería en las acciones de mejora de las condiciones de salud. Además, respaldarles en sus labores de promoción de la salud sería de gran impacto.

De igual forma, la ciudadanía puede mostrar apoyo mediante un trato afable y agradecido a las enfermeras, los enfermeros y parteras que brindan sus servicios, aportando a fin de hacer posible la salud para todos y todas.