Usted está aquí

32 organizaciones se reúnen para presentar desafíos y plan de preparación para sectores vulnerables, ante la temporada ciclónica

El Foro de Gestión de Riesgos de Desastres, integrado por diversas organizaciones de la sociedad civil, analiza los riesgos de la temporada ciclónica 2021 dentro del contexto de pandemia, donde identificaron que el país tiene 1,006 zonas vulnerables a eventos atmosféricos a los que se les debe prestar atención.

Santo Domingo. A fin de mitigar riesgos y orientar a la población, así como a las organizaciones públicas y privadas en esta temporada ciclónica, el Foro de Gestión de Riesgos de Desastres de la República Dominicana, FGRD,  representado por 32 organizaciones de la sociedad civil, nacionales e internacionales, señala los desafíos existentes y la importancia de los planes de preparación para los sectores vulnerables.

En su reciente reunión en temporada ciclónica, el Foro hizo un breve recuento de los datos levantados en diversos estudios sobre riesgo climático realizados en el país, tanto por instituciones internacionales como nacionales. Estos señalan que el país se caracteriza por un alto porcentaje de áreas vulnerables a eventos climáticos.  De acuerdo al Índice de Vulnerabilidad ante Choques Climáticos, IVACC (PNUD) “Un 68% del territorio nacional es propenso a inundaciones, evidenciando 1,006 zonas vulnerables a eventos atmosféricos”.   

Según otros estudios realizados por la Unidad Asesora de Análisis Económico y Social del MEPyD, el análisis del riesgo y los desastres en la República Dominicana muestra que esta ha ocupado el puesto número once a nivel global en el Índice de Riesgo Climático Global (IRC) a largo plazo (1996-2015). El mismo informe, ¨Pérdidas provocadas por los fenómenos naturales entre noviembre 2016 y septiembre 2017, Cifras preliminares¨, indica que solo las lluvias de noviembre del 2016 a abril del 2017, y los huracanes Irma y María, provocaron pérdidas ascendientes a unos RD$49,837.41 millones, equivalentes a US$1,044.37 millones. Esta pérdida representa un 7.98% del gasto público presupuestado para 2017.

Representantes de este foro, integrado por diversas agencias internacionales como las Naciones Unidas y la AECID, además de organizaciones de cooperación al desarrollo, organizaciones de ayuda humanitaria, así como  instituciones académicas y de investigación destacan que los huracanes, sequías, sismos y tsunamis son los desastres que representan mayor preocupación para la República Dominicana.

La temporada ciclónica nos encuentra por segundo año frente a la pandemia global del COVID-19, donde aún persisten elementos de riesgo ante posibles rebrotes, debido a baja percepción de la población ante el virus, el relajamiento de las medidas de prevención como resultado de disminución de los indicadores claves de seguimiento en la pandemia y la  baja percepción de riesgo de contagio de la población y la importancia  del programa nacional de vacunación. A esto hay que agregar, la resistencia a la vacunación de un grupo significativo de la población pese a los esfuerzos del gobierno por asegurar la cobertura del 100% de la vacunación en el territorio nacional.

Con la implementación del Plan Nacional de Vacunación, el país ha aplicado 11.3 M de dosis, logrando una inmunización de 4,698,661 personas completamente vacunadas, un 43.8% de la población total, lo que disminuye el riesgo de contagio en zonas donde la vulnerabilidad expone a sus habitantes al hacinamiento o escasos recursos de higiene, y/o situaciones en albergues.

En este contexto de pandemia, durante la temporada ciclónica actual es importante lograr buenos niveles de preparación ante situaciones de emergencia, de forma que se garantice una respuesta eficaz.  A través de los Comités Provinciales y Municipales de Prevención, Mitigación y Respuesta, las autoridades locales deben implementar un Plan de Emergencia bien elaborado, tomando en cuenta los elementos claves del riesgo, a saber, las amenazas, las  vulnerabilidades existentes, así como las capacidades comunitarias.

Existen guías para la elaboración del Plan de Emergencia Provincial y Municipal.  Estas deben ser mejor difundidas a nivel local. Para eso es importante la articulación de las autoridades locales y nacionales y todos los actores del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Respuesta.  

Igualmente importante para una respuesta efectiva a las emergencias que puedan surgir en esta temporada ciclónica es el establecimiento de Sistemas de Alerta Temprana, SAT, a nivel local; impulsar la difusión de información pertinente tanto en español  como en creole cuando se requiera, facilitar la movilidad de los equipos de respuesta ante situaciones de emergencia de manera oportuna, así como facilitar recursos y conocimiento a los equipos de respuesta y socorro.  Muy importante entre los protocolos existentes  que se deben difundir está el  Protocolo de Albergues, diseñado por el Centro de Operaciones de Emergencia, COE,  para esta temporada ciclónica.

La temporada inició oficialmente el 1 de junio y finalizará el 30 de noviembre de 2021. Estas fechas delimitan convencionalmente el período de cada año cuando la mayor parte de ciclones tropicales se forman en el océano Atlántico norte.

Se espera una temporada de huracanes 2021 más activa de lo normal en el Atlántico según los  pronósticos del Centro de Predicción Climática (CPC, por sus siglas en inglés), perteneciente a la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA). El pronóstico señala una probabilidad del 60% para una temporada por encima de lo normal, una probabilidad del 30% para una temporada casi normal y solo una probabilidad del 10% por debajo de lo normal, lo que recuerda a las autoridades y organismos de apoyo comunitario la importancia de formar capacidades en la población para prevención, refuerzos y respuesta, en caso de eventualidades.

El Foro

El Foro de Gestión de Riesgos de Desastres de la República Dominicana es un espacio, conformado por 32 organizaciones de la sociedad civil,  internacionales y nacionales  que reflexionan y debaten sobre temas de riesgo de desastres y cambio climático, generando información y elaborando propuestas para influir en la gestión integral de estos eventos atmosféricos que impactan al país y en la política pública nacional.